Mié. Abr 24th, 2024

Fumar es peligroso para la salud: todos conocen esta simple verdad. Sin embargo, el número de fumadores es enorme. El hecho es que los seguidores del tabaquismo subestiman el daño que esta adicción hace a la salud. Según las estadísticas, los fumadores tienden a subestimar el riesgo al que están realmente expuestos en un 30-50%. Los amantes del tabaco no piensan en las consecuencias futuras hasta que se manifiestan en el presente. ¿Por qué es realmente peligroso fumar y qué le sucede al cuerpo después de dejar un mal hábito? MedAboutMe hablará al respecto.

Tabaquismo y órganos respiratorios

Fumar y el sistema respiratorio

El tabaco es una planta que pertenece a la misma familia que la patata, la berenjena y el tomate, pero su característica específica es el alto contenido del alcaloide tóxico nicotina. Pero el daño del humo del tabaco no se limita a la presencia de este componente en él. Además de la nicotina, contiene hasta 4000 sustancias activas muy peligrosas para la salud. Estas son resinas que contienen carcinógenos y que contribuyen al desarrollo del cáncer, así como gases tóxicos, que incluyen compuestos químicos como monóxido de carbono y monóxido de carbono, cianuro de hidrógeno y otros.

Las sustancias venenosas que ingresan al cuerpo con el humo del tabaco se acumulan en los tejidos con el tiempo y contribuyen a cambios negativos en ellos, lo que afecta el trabajo de todos los órganos y sistemas. El sistema respiratorio es el primero en sufrir por fumar. La altísima temperatura del humo ya es desfavorable, quema las vías respiratorias e irrita la mucosa de la laringe, haciéndola más vulnerable a las infecciones. Las resinas depositadas en su superficie exacerban el daño. Las sustancias tóxicas penetran en los bronquios y los pulmones, esto interrumpe su funcionamiento normal y contribuye al desarrollo de diversas patologías.

Los grandes fumadores se caracterizan por la presencia de procesos inflamatorios crónicos de los órganos respiratorios, generalmente acompañados de ronquera, tos dolorosa. Las enfermedades graves del sistema respiratorio causadas por fumar incluyen:

  • bronquitis crónica;
  • asma;
  • inflamación pulmonar;
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica;
  • enfisema

Las sustancias cancerígenas en el humo del tabaco se consideran las principales culpables de los cánceres del sistema respiratorio. Según las estadísticas, más del 80% de los casos de cáncer de pulmón son causados por fumar. El mismo mal hábito también se asocia con lesiones oncológicas de la cavidad oral y laringe, así como de órganos que no forman parte del sistema respiratorio: esófago, páncreas, vesícula biliar, riñones y otros.

El riesgo de desarrollar patologías peligrosas de los órganos respiratorios es mayor cuanto mayor es la cantidad de cigarrillos fumados por día y mayor es el período de intoxicación, es decir, la pasión por fumar. Los investigadores concluyeron que, por ejemplo, para alguien que comenzó a fumar antes de los 15 años, el riesgo de cáncer del sistema broncopulmonar es 4 veces mayor en comparación con aquellos que adquirieron este mal hábito después de los 25 años.

Enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. La principal sustancia tóxica que daña el corazón y los vasos sanguíneos es el monóxido de carbono o monóxido de carbono. Al entrar en contacto con la hemoglobina, interrumpe el proceso de suministro de oxígeno a los tejidos, lo que provoca falta de oxígeno y dificulta las cosas para los órganos y sistemas, principalmente el corazón y el cerebro. La dificultad para respirar que aparece en los fumadores crónicos incluso con poco esfuerzo físico es un síntoma característico de la falta de oxígeno.

No menos peligroso para el sistema cardiovascular es el monóxido de carbono contenido en el humo del tabaco, que tiende a dañar las paredes de las arterias y contribuye a su obstrucción. La acción de la nicotina se expresa en la vasoconstricción, lo que aumenta la presión arterial y el ritmo cardíaco.

Las consecuencias de la intoxicación por humo de tabaco son las siguientes enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos:

  • hipertensión arterial;
  • aterosclerosis;
  • trombosis;
  • cardiopatía isquémica;
  • ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares;
  • deterioro de la circulación periférica.

Fumar es especialmente peligroso para el sistema cardiovascular si va acompañado de una enfermedad grave. Por ejemplo, en presencia de diabetes, el riesgo de infarto de miocardio para un fumador aumenta 2 veces en comparación con un no fumador, pero que también padece diabetes, el paciente.

Fumar y el cerebro

Fumar y el cerebro

No solo el corazón y los órganos respiratorios están en riesgo al fumar. El humo del tabaco también tiene un efecto negativo en el cerebro. La nicotina inhalada durante el tabaquismo tiene un efecto excitante en el cerebro, estimula la producción de una sustancia especial, la dopamina, que provoca placer, que, sin embargo, se desvanece rápidamente, lo que lleva al fumador a repetir el procedimiento. Así es como se forma un hábito, convirtiéndose en adicción, cuyo resultado es un agotamiento gradual del cerebro debido a su excitación regular, seguido de una recesión.

Estrechamiento de los vasos sanguíneos, daño a ellos y formación de coágulos de sangre, falta de oxígeno transportado por la sangre: todo esto conduce a la interrupción del suministro de sangre al cerebro, cuyas consecuencias pueden ser:

  • mareos,
  • dolores de cabeza
  • debilitamiento de la memoria.

Los problemas con los vasos del cerebro aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Según los estudios, fumar mucho contribuye a acelerar el deterioro mental relacionado con la edad. Por ello, los médicos recomiendan que los fumadores abandonen los malos hábitos cuando alcancen los 40-50 años.

Además de los riesgos mencionados, fumar contribuye al desarrollo de muchas otras patologías. Debido a los efectos de los venenos en las terminaciones nerviosas y los trastornos circulatorios, los fumadores suelen sufrir:

  • Alteración de la percepción del gusto;
  • deterioro de la visión;
  • pérdida de audición;
  • impotencia.

Las mujeres que fuman tienen más probabilidades de convertirse en víctimas del cáncer de mama. Las sustancias cancerígenas del humo del tabaco penetran en el torrente sanguíneo hacia las células de las glándulas mamarias y se acumulan en los tejidos grasos. Fumar es especialmente peligroso antes de la menopausia y el primer embarazo. La falta de voluntad para dejar de fumar durante el embarazo puede tener graves consecuencias: patologías del feto y su posible muerte.

Qué le sucede al cuerpo después de dejar un mal hábito

Es difícil sobrestimar los beneficios para la salud asociados con dejar de fumar. Además, este beneficio aumenta a medida que aumenta el tiempo pasado sin fumar. Según investigaciones, en el organismo de una persona que ha dejado el hábito de fumar se producen los siguientes cambios.

Después de un día de dejar de fumar:

  • la frecuencia cardíaca y la presión arterial se normalizan;
  • los pulmones comienzan a limpiarse de residuos de humo;
  • El cuerpo se libera de monóxido de carbono y nicotina.

Una semana después:

  • mejoran las sensaciones del olfato y del gusto, debido a la restauración gradual de las terminaciones nerviosas de los receptores gustativos y olfativos;
  • mejora la tez;
  • la respiración se vuelve más fácil.

Un mes después:

  • mejora la circulación sanguínea;
  • la respiración normal vuelve, caminar y la actividad física son más fáciles;
  • La voz se vuelve más clara.

En un año:

  • El riesgo de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular se reduce en un 50%.

Después de 5 años:

  • El riesgo de cáncer de pulmón, laringe y cavidad oral se reduce a la mitad.

Después de 10-15 años:

  • El cuerpo restaura por completo las funciones normales de todos los sistemas y órganos que se han visto afectados por el tabaquismo.

¡Los médicos dicen que nunca es demasiado tarde para dejar de fumar!


Leer también:
Agua de perejil para bajar de peso
Dolor detras de la rodilla al girar
Porque le duele el hombro izquierdo
Medias para varices sanborns
Tips para bajar de peso mas rapido
Porque se adelgaza la piel en el adulto mayor
anti escolar
Los expertos dicen que una dieta baja en carbohidratos puede curar la diabetes
Bajar de peso dos veces al dia
Rutina en casa para quemar grasa
Prevención y tratamiento de la psoriasis.
Como tomar el aloe vera para adelgazar
Avena quema grasa
Adelgazamiento con Qigong, principios de nutrición, masajes y gimnasia
Hierbas para adelgazar en la menopausia
Inflamación del iris del ojo
Artritis psoriática
Chuletas de bacalao con avena, una receta para la cena de Lera Tumanova
¿Qué es la enfermedad de Alzheimer
Medicamentos para adelgazar cruz verde