Jue. Feb 22nd, 2024

El tercer trimestre del embarazo es la meta, cada semana te acerca más al parto. Por lo tanto, la infección por SARS durante este período es altamente indeseable, especialmente en los últimos días antes del nacimiento del bebé. Aunque las complicaciones del SARS durante este período no son tan terribles y críticas como al comienzo del embarazo, la patología puede traer muchos minutos desagradables a la futura madre y puede alterar significativamente el curso del parto. ¿Qué es el desarrollo peligroso y desagradable del SARS durante este período del embarazo?

Características del SARS en el tercer trimestre del embarazo

Peculiaridades de ARVI en el tercer trimestre del embarazo

El tercer trimestre es el período de embarazo desde la semana 27 hasta el parto. Durante este período, todos los sistemas y órganos de una mujer experimentan un estrés tremendo y el trabajo del sistema inmunológico cambia significativamente. Debido a esto, aumentará la susceptibilidad de la futura madre a las infecciones, incluido el SARS. Por supuesto, la infección con virus ya no causará daños fatales al feto, sus órganos y sistemas están completamente formados, ya no habrá malformaciones, así como daños críticos para su vida. Sin embargo, también es imposible relajarse y descuidar ARVI durante este período de embarazo. Los virus pueden afectar negativamente el trabajo de la placenta, causando alteraciones en su trabajo y provocando insuficiencia placentaria. El embarazo en estas condiciones puede complicarse por toxicosis tardía, desarrollo de hipoxia fetal y retraso en su crecimiento y desarrollo.

Además, el SARS, especialmente si se presenta con tos fuerte, puede convertirse en un provocador del aumento del tono uterino, el desarrollo de problemas con la placenta, si hay placentación baja o presentación.

La temperatura alta y la intoxicación pueden provocar violaciones del estado general. En combinación con la acidez estomacal, el exceso de peso ganado durante todo el embarazo, esto puede complicar significativamente la ya no siempre buena salud de una mujer embarazada.

Complicaciones del SRAS en este periodo del embarazo

Además de los problemas anteriores, en este período del embarazo pueden desarrollarse complicaciones de infecciones virales respiratorias agudas, como la exacerbación de patologías crónicas y la activación de focos de infección crónica. Esto se debe a la alta carga en el cuerpo y la tensión del sistema inmunológico. Esto lleva a que se puedan detectar pielonefritis o cistitis, problemas con la vesícula biliar, gastritis y duodenitis, inflamación del páncreas o problemas en las articulaciones (con reumatismo). Si no es correcto tratar ARVI o ignorar sus manifestaciones, esto amenaza con un curso prolongado de infección y la adición de complicaciones microbianas secundarias de ARVI en forma de otitis media aguda (con contenido purulento), el desarrollo de sinusitis o amigdalitis, así como la propagación de la infección al tracto respiratorio inferior con la formación de bronquitis o neumonía. Son difíciles durante este período del embarazo, debido a que las posiciones anatómicas de los órganos internos cambian significativamente debido al gran tamaño del útero. Presiona el diafragma y dificulta la respiración, contribuye al estancamiento del esputo y al deterioro de la ventilación de los pulmones y los bronquios.

Complicaciones obstétricas del SARS en este periodo del embarazo

Complicaciones obstétricas de infecciones virales respiratorias agudas en esta etapa del embarazo

Además de las mencionadas, también son posibles las complicaciones obstétricas del SARS, asociadas a síntomas como tos, secreción nasal intensa con congestión nasal y fiebre. Conducen a la hipoxia y la formación de insuficiencia placentaria, que afecta el crecimiento y desarrollo del bebé. La tos seca frecuente y agonizante puede ser una amenaza de trabajo de parto prematuro, especialmente si hay problemas iniciales con el embarazo. La fiebre alta amenaza el desarrollo de sangrado, ruptura prematura de las membranas con fuga de líquido amniótico.

Además, el curso severo y las complicaciones de las infecciones virales respiratorias agudas pueden amenazar la formación de gestosis, toxicosis tardía del embarazo, que ocurre como una interrupción de la adaptación del cuerpo femenino durante la gestación. El embarazo en el contexto de la preeclampsia estará en riesgo, ya que este es el desarrollo de edema y presión alta, si es imposible compensar con la formación de preeclampsia y eclampsia (convulsiones que amenazan la vida de una mujer).

SARS antes del parto

No se desarrollará la opción más agradable si la futura madre se enferma con ARVI antes del parto. Esto no solo amenaza con colocarla en el departamento de observación del hospital de maternidad y en una sala encajonada separada, sino que también afecta el parto y cómo será. Cualquier infección, incluso la aparentemente más insignificante, afecta los procesos metabólicos del cuerpo, tensa mucho el metabolismo y conduce a una fatiga rápida. La presencia de tos y secreción nasal dificulta la respiración normal durante las contracciones, lo que conduce a una lentitud en la apertura del cuello uterino. Una mujer se cansa más, y para cuando intenta pujar, es posible que simplemente no le queden fuerzas. Además, el embarazo y el parto en el contexto de un resfriado pueden complicarse por la descarga prematura de líquido amniótico, cuando el cuerpo simplemente aún no está listo para el parto.

El parto en el contexto de una fiebre consume una cantidad excesiva de fuerza en una mujer, generalmente al final del parto, la temperatura en sí tiende a bajar a la normalidad o incluso más baja. Pero, en tales condiciones, aumentará considerablemente el riesgo de complicaciones de infecciones virales respiratorias agudas en forma de desprendimiento prematuro de la placenta, sangrado e hipoxia fetal, problemas durante las contracciones e intentos. Después del parto, el bebé corre el riesgo de infectarse con los virus de la madre, lo que afectará su salud de manera extremadamente negativa.

Si ARVI se desarrolla a las 27-40 semanas de gestación

Si ARVI se desarrolla a las 27-40 semanas de gestación

Si el embarazo se complica por el desarrollo del SARS, debe buscar inmediatamente la ayuda de un médico. El médico podrá hacer el diagnóstico correcto y determinar la cantidad necesaria de tratamiento, tanto con la ayuda de medicamentos aceptables como con terapia no farmacológica. Es posible que deba ser hospitalizado para observación, especialmente si existe una amenaza real de complicaciones por parte del feto o de la madre misma. Es importante seguir correcta y meticulosamente todas las recomendaciones de un especialista para que antes del inicio del parto, todos los síntomas del SARS desaparezcan por completo. El tratamiento adecuado no causará ningún daño ni a la madre ni al bebé. Y lo más importante en la época de frío es cuidar al máximo tu salud y protegerte de contagios.


Leer también:
Daré la vuelta al calendario, los días se nombran cuando es mejor familiarizarse en las aplicaciones de citas.
Tengo una vena inflamada que hago
Hierbas para adelgazar rapido en una semana
Ácidos grasos esenciales en el deporte
Dietas saludables para adelgazar
Qué hacer para adelgazar la barriga
Me duele la rodilla al sentarme y levantarme
Adelgazar abdomen con jengibre
Pimienta de olor para adelgazar
Eliminar grasa abdominal de los costados
Como eliminar la grasa abdominal facilmente
Que pasa cuando una vena se revienta por dentro
Cómo lidiar con la comezón en los pies
Artrosis en codos
Inflamacion de tendones del codo
Cuando te duele la cadera que puede ser
Black latte para adelgazar donde comprar
Ivermectina para artritis reumatoide
Kristen Stewart tiene un corte de pelo súper corto
Que hacer para bajar de peso sin ejercicio